Hambre en la Sierra nayarita

*Indígenas se quejan de no tener apoyo para ubicar su centro de acopio en la Plaza “Bicentenario”, tal como se les prometió

/ 04 / 03 / 2012

Por: Arcelia García Ortega

Tepic, Nayarit; 02-Marzo-2012.- Muchos nos preocupa-mos por lo que le pasan a los hermanos indígenas de otros estados de la república porque vemos en televisión la gravedad de su situación, hay sequía, estragos por el frío, el hambre, muerte de ganado, tanto que el gobierno federal se adelantó a entregarles apoyo, y los indígenas nayaritas, ¿cómo están?

La gobernadora Angélica Sandoval Medina, del Cerro de Los Tigres del municipio de Tepic, y Braulio Muñoz Hernández, de Guadalupe Ocotán, municipio de La Yesca, están en la capital tocando puertas en busca de apoyo de sus hermanos indígenas, ya que están pasando por una etapa difícil por la falta de alimento allá en la sierra.

Piden la instalación de un centro de acopio para recolectar víveres y ropa, y como opción se les dio –señalaron- que  instalaran el centro de Acopio en la Plaza de La Mololoa, pero consideran que no es el lugar porque es menos transitado que la Plaza Principal y la Plaza de Palacio de Gobierno.

Además, la Plaza de La Mololoa, manifiestan, está atestada de drogadictos y borrachos, por lo que es peligroso instalarse ahí.

El señor Braulio, quien preside la Asociación Civil, “Wixarrika”, señala que desde hace 15 días se está pidiendo el permiso para instalar un centro de acopio así como se instaló el de Durango, pero no ha habido respuesta y la ayuda urge.

Apunta que se les dijo que ya que se levantara el Centro de Acopio de la Plaza “Bicentenario”, se les daría oportunidad.

Se les aseguró que el 2 de Marzo ya podrían instalarse, pero llegada la fecha les dijeron que sería hasta nuevo aviso, mientras tanto, el hambre y el frío no esperan.

“Venimos de la sierra de La Yesca y El Nayar, queremos llevar algo para las personas de la Tercera Edad y para las madre solteras”, señaló el señor Braulio.

Señala que en anteriores ocasiones las familias emigraban a la costa pero ya no aceptan a niños, ni a jovencitos de 15 y 16 años en el campo.

Expresa don Braulio que se vive una terrible situación en la sierra, como nunca se había padecido y al igual que en otros estados de la república, la sequía causó estragos en el ganado y en la cosecha.

Invita a la ciudadanía, a las autoridades y a los diputados a darse una vuelta por la sierra, para que se den cuenta de la triste realidad que se vive allá.